OFERTA ASISTENCIAL

TERAPIA INDIVIDUAL

A la consulta vienen personas que sufren como respuesta a las circunstancias a las que están confrontadas en su día a día. 

Cada persona es única y las técnicas terapéuticas se adaptarán a tus necesidades específicas de manera que puedas avanzar hacia el ansiado equilibrio y a la versión de ti más alineada contigo mismo.

Los niños y adolescentes requieren un abordaje específico adaptado a su edad y necesidades.

Sin duda alguna la pandemia, el confinamiento, la posible enfermedad (incluso fallecimiento) de un familiar cercano, las clases a distancia, la limitación de contacto con amigos, el menor contacto físico... han sido elementos difíciles de gestionar a nivel psicológico y emocional para todos. Los niños y adolescentes, por la etapa evolutiva en la que se encuentran han podido sentir de manera muy intensa el impacto de todo esto.  

Ansiedad, depresión, problemas comportamentales o sencillamente no encontrarse a gusto consigo mismo pueden ser las razones que nos inciten a trabajar en terapia. Centrándonos en los recursos personales y con un punto de vista sistémico,  trabajaremos para que el niño y/o adolescente recupere poco a poco el equilibrio y vaya ganando seguridad y confianza.

TERAPIA DE PAREJA

En ocasiones se necesita de un espacio neutro y respetuoso donde no nos sentamos juzgados y podamos trabajar temáticas que nos afectan profundamente en la dinámica de pareja y que tienen un impacto directo en nosotros y el resto del sistema familiar.

La terapia puede ayudar a clarificar el posicionamiento de cada uno y a potenciar los recursos que favorezcan la comunicación, toma de decisiones y el equilibrio personal. Buscar a fin de cuentas la fórmula en la que ambos sean felices.

DUELO

Duelo es el sufrimiento asociado a una pérdida emocional. Esta pérdida puede ser de distinta índole: pérdida de un trabajo, una relación, una mascota, un país cuando nos expatriamos, una posición social, un ciclo de vida que terminamos, pérdida por fallecimiento de un ser querido.

Soy especialista en duelo formada en el Instituo IPIR de Barcelona, referente en intervención psicológica en duelo. 

Puedo acompañarte en este proceso tan doloroso, íntimo y a menudo solitario que es el duelo. 

ESTRÉS Y SÍNDROME DE QUEMADO

El síndrome de quemado o "burn out" puede definirse como un estado de agotamiento y frustración ligado a la dedicación a un estilo de vida que no produce las satisfacciones esperadas.

 

Generalmente está relacionado con el trabajo, pero puede también relacionarse con una relación amorosa o familiar o de manera más general con un estilo de vida no satisfactorio para la persona.

Se trata de un estado de agotamiento de quien ha sobrepasado sus propios límites.

Va más allá de sentirse estresado o cansado. Tiene un impacto a nivel cognitivo, emocional y comportamental.

Si te sientes emocional y mentalmente agotado, estás irritable y pierdes la paciencia con facilidad... O quizá tengas dificultades para dormir, para concentrarte en el trabajo y comienzas a questionarte sentido de lo que haces, de tu vida... puede que estés sufriendo un síndrome de quemado que requerirá algo más que un tiempo de desconexión. Puedo acompañarte en el proceso de recuperación.

PARENTALIDAD
GRUPOS DE DUELO

En ocasiones es difícil encontrar un espacio donde poder expresar tu dolor por la pérdida de un ser querido. Sobre todo si se trata de una pérdida del pasado donde es posible que sintamos la presión del entorno por estar bien y no nos sintamos legitimados para expresar nuestro sufrimiento.

En un ambiente respetuoso y empático,  con la aplicación de técnicas terapéuticas especificas para el abordaje del duelo, los miembros del grupo, acompañados por el terapeuta, avanzan en la aceptación y reconstrucción personal después de una pérdida significativa.

La psicología da guías que ayudan a entender las etapas por las que están atravesando tus hijos;  sus procesos evolutivos y sus necesidades.

La intervención se realiza centrada en la persona y teniendo en cuenta las especificidades del sistema familiar.

Una base del trabajo terapéutico suele centrarse en la comunicación. El impacto positivo del trabajo terapéutico a nivel personal se hace sentir en todo el sistema familiar.